Insights

Hemos diseñado este espacio para ti donde podrás encontrar artículos y videos de las últimas tendencias relevantes para tu organización.

slider image slider image

El Diseño: Clave del éxito empresarial en la era posmoderna

Por: Erik Rodríguez

Hubo un tiempo de organizaciones en blanco y negro

Era la época del diseño moderno, tiempos mecánicos de desconfianza digital, donde el diseño moderno fue generando un paradigma entre las organizaciones.

Se exploraba gracias al Briefing, enfatizando la función de un producto o servicio por medio de aspectos cuantitativos en un estudio de mercado demográfico. El proceso era mediante métodos proyectuales con un propósito creativo que buscaba tecnológicamente la estandarización a través de un trabajo multidisciplinario.

En la serie estadounidense “The Office” se ven reflejadas en varias ocasiones muchos de estos temas, en un capítulo en específico cuando van a visitar a clientes para ofrecer su único producto (papel bond), se observa a los personajes salir desilusionados del edifico por obtener una negativa de su prospecto, ambos están conversando y uno de ellos le dice al otro:

  • “It´s those online paper jerks. The whole business is changing. You know what? They´re gonna be screwed once this whole Internet fad is over.”

En la década de 1980, este paradigma comenzó a tambalearse, a ser cuestionado y, con ello, la evolución al diseño posmoderno como lo conocemos ahora.

De la vista nace la innovación

La era digital ofrece herramientas poderosas para la observación y el análisis de datos, brindando no solo datos cuantitativos, sino también cualitativos, que permitieron romper los arquetipos diseñados e identificar los Wicked Problems (problemas difíciles o imposibles de resolver). Convirtiéndose en información de gran relevancia para las organizaciones, ya que permite dirigir sus esfuerzos en innovación a mercados específicos.

El diseño posmoderno se centra en el usuario o stakeholders, en la observación de su experiencia con la ayuda de los Wicked Problems, arrojando datos cualitativos que en el mercado son definidos como “Actitudes de tribus”. El proceso es definido por estrategias de Design Thinking, combinando la empatía con el contexto de un problema. Tiene por objetivo innovar de manera personalizada a través de un trabajo interdisciplinario.

El buen diseño recompensa a los ingresos de las organizaciones

Hoy en día existen un sin fin de medios digitales y tradicionales donde los productos y servicios buscan un espacio en la saturada vida de las personas; intentar llamar la atención como un grito en el oído resulta perjudicial, pero también lo es parecerte a los demás y no sobresalir. Como diseñadores contamos con pocas oportunidades para atraer al usuario, conmoverlo, emocionarlo y, aún más difícil, hacer que confíe en nosotros. Nuestro diseño debe responder a sus necesidades en el momento y medio adecuado.

De acuerdo con McKinsey, en un estudio realizado durante 5 años a 300 empresas que cotizan en la bolsa, se demostró la correlación entre el aumento de los ingresos y el rendimiento total de las organizaciones que impulsaban el diseño proveniente de la combinación constante de experiencia del usuario, análisis de competidores, tecnologías emergentes y escuchar las preocupaciones comerciales señaladas por el equipo de finanzas o su similar.

El unicornio a seguir

En el 2020, BBVA se convirtió en la primer empresa financiera en recibir una mención especial en diseño en los Premios Nacionales de Innovación y Diseño que realiza el Ministerio de Ciencia e Innovación de España; como resultado de desarrollar un cultura de creación ágil, design thinking e implementar scrum en sus equipos de trabajo.

“El diseño ha contribuido a avanzar en nuestro proceso de transformación de compañía, tanto en la cultura de creación, como en la entrega de la mejor experiencia de cliente; algo que vemos reflejado en la consolidación de nuestra ‘app’ como la mejor del mundo”, mencionó David Puente, Global Head of Client Solutions de BBVA.

La receta secreta

McKinsey en su investigación detalla que los puntos claves para el éxito del diseño y el logro en el impacto de los ingresos de las organizaciones se enfoca en 4 aspectos:

  1. Medir y liderar el diseño con la misma importancia y jerarquía que la organización dedica a los ingresos y costos.
  2. La experiencia del usuario se debe colocar al frente y al centro de la cultura de la empresa.
  3. Desarrollar equipos multifuncionales que asuman la responsabilidad de mejorar la experiencia del usuario.
  4. Iterar, probar y aprender rápido. Desde la primer idea generada, el lanzamiento del producto o servicio y, como diría Buzz Lightyear: "Al infinito y más allá".

 

Bibliografía:

Sheppard, B., Kouyoumjian, G., Sarrazin, H y Dore, F. (25 de octubre de 2018). The business value of design. McKinsey & Company. www.mckinsey.com

BBVA (10 de junio de 2021). BBVA, primer banco en recibir el Premio Nacional de Diseño en España. BBVA www.bbva.com

Rodríguez, Bedoyora, Morales et al. (2014). Diseño centrado en el usuario. Métodos e interacciones. Editorial Designio. México.